Testimonio de ex trabajadoras del aborto: los instrumentos no eran esterilizados entre las intervenciones quirúrgicas.

Por Sarah Terzo (LiveActionNews) – Traducido por Campagne Québec-Vie al español por CM 

Un abortista dijo para la revista pro-aborto “Ms. Magazine “que el centro para el que trabajaba le exigía que realizara abortos rápidamente, uno tras otro. En esta instalación, las mujeres eran enviadas al quirófano y se les daba un tiempo limitado en la sala de recuperación. « Comprendí por qué los activistas « anti elección »llaman a estos lugares «fábricas». Recuerdo que conducía  durante horas hasta la clínica,hacia 26 abortos,volvía  a casa y me dormía  en el piso del baño. Contábamos con personal temporal , esta clínica simplemente estaba demasiado ocupada para ocuparse de todos los pacientes. Las mujeres no contaban con mucho tiempo para recuperarse después del procedimiento, porque debían ser trasladadas para que otra paciente tomara su lugar en la sala de operaciones.

Otros abortistas han reportado historias de prácticas similares.Una ex -abortistas, Shelley Guillory, que trabajó en un centro de abortos en Louisiana, mencionó que las mujeres eran manipuladas rápidamente en  del centro de abortos porque cuanto más abortaban, más dinero ganaban. .

Eran entradas y salidas continuas. Hicimos alrededor de 50 a 75 abortos al día. Por supuesto, solo hay un número limitado de horas al día. Nuestro día era de 8 horas. Imaginate practicar 75 abortos en 8 horas. Además, debe recordarse que no se realiza ninguna limpieza entre operaciones. En resumen, cambiábamos el papel, se traía al siguiente paciente y se le ponía una toalla. Era como una fábrica; serealizaba el aborto y luego, unos 10 minutos después, se realizab otro aborto.

Ella mencionó que había poco tiempo para limpiar:

Era horrible, asqueroso. Había sangre en las paredes que databa de operaciones que habían tenido lugar semanas antes. El centro no se limpiaba a diario. Ni siquiera lo limpiaban todos los meses. La instalación se limpiaba cuando sabíamos  que la inspección del estado se acercaba.

Otra trabajadora del aborto, Hellen Pendley, dijo que para realizar más abortos, los empleados no esterilizaron los instrumentos:

Si reutilizamos la misma cánula de succión, se podía infectar a la siguiente paciente. Pero cuando estábamos realmente ocupados en la clínica, no teníamos  tiempo para esterilizar los instrumentos, “lo siento”. Se lavaban,se rearmaban y se reutilizan. Luego, cuando los inspectores del estado llegaban a ver el registro, había unas calcomanías en forma de banda que se pegaban, entonces escribíamos las claves fecha y hora en serie, así mostrábamos que habíamos realizado quince esterilizaciones de equipos cuando en realidad no lo hacíamos. 

La ex trabajadora del aborto Catherine Adair escribió:

Uno de mis trabajos como asistente médico en Planned Parenthood era limpiar la habitación entre abortos. Recuerdo muy bien lo rápido que teníamos  que trabajar para que los médicos no tuvieran que esperar para el próximo aborto … la velocidad era más importante que el rigor.  Las paredes estaban salpicadas de sangre con frecuencia , también en el piso y la mesa cuando la mujer en turno se presentaba en la sala de aborto. Esto me molestaba y siempre me preguntaba qué pensaría la paciente y si ella lo notaba. Las clínicas de aborto SOLO están interesadas en el dinero, no les importa la seguridad y el bienestar de las mujeres.

Una ex trabajadora de aborto, Kristen Breedlove, escribió:

En un día típico, a 20 mujeres  se les mandaba con rapidez a la sala de operaciones. Parecía la cola para una fábrica. Las mujeres eran  llevadas una tras una. No recibían  ninguna atención personal … Un buen médico podía  hacer un aborto por aspiración en tres minutos.

Este problema no se limita a las instalaciones de los Estados Unidos. Un centro de abortos en Inglaterra pago primas a los empleados en función del número de abortos que realizaban . La consecuencia fue que en establecimiento apresuraba a las mujeres para ir dentro y fuera. En un informe podemos leer:

El personal con el que hablamos mencionó la falta de tiempo y la necesidad de garantizar el buen funcionamiento del lugar . Un miembro del personal dijo sobre la información proporcionada a los pacientes: «No pueden asimilar todo, es tan rápido». Las mujeres no pueden estar bien informadas o tomar decisiones claras.

Vimos a un miembro del personal dar el formulario de consentimiento a la paciente para leer y firmar mientras estaba limpiando la habitación. No hubo oportunidad para una discusión o alguna pregunta…

Te sientes como un «hámster en una rueda», dice un empleado, y la frase «carne de ganado»me venía a la mente  a menudo.

Cuando los centros de aborto presionan a las mujeres, las hieren al someterlas a condiciones desagradables, reutilizar instrumentos sin estilización y privarlas de información para decidir con claridad . Las instalaciones de aborto hacen esto porque quieren obtener la mayor ganancia posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *