Oración del Anima Sola. Para alcanzar el remedio de alguna gran necesidad.

¡Si eres Católico, Compàrtelo!

IMG_0135-0.JPG
¡Oh Señor! ¡Cuántas son las gracias que necesitamos, con toda verdad puede decirse que nuestra necesidad es universal. Ahora Señor buscando para con Vuestra Divina Majestad, intercesores que amáis sobre manera El Anima Sola; tan empeñada en Vuestro Favor como grata a vuestros ojos. De lo profundo de su cárcel os presenta nuestra indigencia pidiendos las gracias necesarias, para remediarla. Miradnos pues, con ojos de misericordia y atended el ruego vuestra sierva. Y vos Anima Sola, alcanzadme de la Divina Misericordia el remedio de esta necesidad que me aflige, que yo ofrezco limosnas abundantes para vuestra pronta liberación.
Se rezan cinco Padres Nuestros, Aves Marías y Réquiem.
*ORACIÓN.
Vuelve ¡oh dulce Jesús! Desde tu excelso trono tus ojos de clemencia hacia el seno profundo de la cárcel del Purgatorio, esposas tuyas son las que allí están purificándose: están marcadas con el sello de la Trinidad, son precio de tu Sangre, son tierno objeto de tu amor. Un fuego terrible las atormenta, una privación temporal de la vista de tu hermosura las aflige sobremanera, suspiran con ansia por el feliz momento en que han de ir a unirse contigo, ¡Que se apresure, pues, este instante tan dichoso; que salgan pronto a gozar de su Esposo Amado; que tu Sangre Preciosa les lleve al refrigerio; que tu gran Misericordia las conduzca al descanso; que en la perpetua paz brille sobre ellas la eterna luz! Así, Señor te lo pedimos por aquella amarga hora en que entregaste tu Santo Espíritu en manos de Tu Eterno Padre. Amén.

*SUDARIO.
Señor Dios, que nos dejaste la Señal de tu Pasión y Muerte La Sábana Santa en la cual fue envuelto tu Cuerpo Santísimo, cuando por José fuiste bajado de la Cruz: concédenos Señor ¡oh Piadosísimo Señor! Que por tu Muerte y Sepultura y por los Dolores y Angustias de tu Santa Madre María, Señora Nuestra, sean llevadas las almas del Purgatorio a la gloria de tu Resurrección, a donde vives y reinas con Dios Padre, en unidad del Espíritu Santo por todos los siglos de los siglos. Amén.

*ORACIÓN.
¡Padre Eterno, Soberano Dios! Enviad vuestros ángeles a sacar del Purgatorio esta alma por quien es mi intención rogar; os suplico la presentéis en Vuestra gloria y os pido Señor, que la parte que le falte satisfacer por sus culpas, se las perdonéis por los méritos de las penas de Vuestro Hijo, mi Señor Jesucristo y os ruego no seáis riguroso en mi juicio y no nos dejéis caer en tentación, librandonos de todo mal, amén, Jesús.

*JACULATORIA.
Si con tu Sangre Preciosa
Señor la has redimido,
Que la perdones te pido
Por tu Pasión Dolorosa.

*ORACIÓN.
¡Oh Santísima Cruz! ¡Oh Inocente y Piadoso Cordero!
¡Oh pena grave y cruel!
¡Oh pobreza de Cristo mi Redentor!
¡Oh Llagas muy Lastimadas!
¡Oh Corazón traspasado!
¡Oh Sangre de Cristo derramada!
¡Oh muerte de Cristo amarga!
¡Oh Dignidad de Dios, digna de se reverenciada!
Ampáranos, Señor, para alcanzar la vida eterna. Amén.

*JACULATORIA.
Si con tu Sangre Preciosa
Señor la has redimido,
Que la perdones te pido
Por tu Pasión Dolorosa.

*ORACIÓN.
Señor, pésanos de haber pecado, tened misericordia de nuestras almas y descansen en paz las del Purgatorio; auméntese y tenga perfecta paz y unión la cristiandad toda; extírpese todas las herejías y conviértase todos los herejes a Vuestra Santa Iglesia Católica, Apostólica, Romana. Cuyas necesidades sean socorridas superabundantemente;todo en honra y gloria de la Santísima Trinidad. Amén.

*JACULATORIA.
Si con tu Sangre Preciosa
Señor la has redimido
Que la perdones te pido
Por tu Pasión Dolorosa.

*ORACIÓN.
¡Señor Dios que concedéis el perdón de los pecados y queréis la salvación de los hombres! Imploramos Vuestra Clemencia para que, por la intercesión de la Bienaventurada Siempre Virgen María y por todos los Santos, hagáis que lleguen a participar de la eterna bienaventuranza todos nuestros hermanos, parientes y bienhechores difuntos que han pasado de esta vida a la otra, por Nuestro Señor Jesucristo, Vuestro Hijo Amén.

Después se dirá un Padre Nuestro y cinco Avemarías y un Réquiem.

¡Si eres Católico, Compàrtelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *