¡Gloria a Dios¡ …De Femen a Provida, además pidió disculpas a los cristianos. 

… «me arrepiento de haber tenido un aborto y ahora pido perdón.» Hace un mes, el día de ayer que nació mi bebé y mi vida tiene un nuevo significado. Escribo esto mientras que tranquilamente duerme en mi regazo. Ese es el sentimiento más extraordinario del mundo. »

«He visto el movimiento feminista cubrir actos de pedofilia. He visto el movimiento feminista atacar a otras mujeres… «Soy testigo del hecho de que ‘hoy en día, en el movimiento feminista, las mujeres no tienen ninguna importancia pero se utiliza el odio como combustible que la secta feminista no permitirá que se extinga ‘, escribió.

Por Jeanne Smits del sitio www.cqv.cq.ca traducción edición libre CM

Se trata de un cambio total. Sara Fernanda Giromin, conocido como «Sara Winter», es la fundadora de Femen en Brasil, cuando lanzó el movimiento feminista en 2012. Con un puñado de otras jóvenes, dirigió las operaciones ‘topless’ para protestar contra la explotación de las mujeres. En octubre, ha repudiado públicamente este cargo y ha denunciado los abusos de que ha sido objeto por parte de un movimiento que le hizo tanto daño. Confesó sobre todo su dolor por haber abortado una vez, incluso pidió disculpas a los cristianos.
Lo causa de su conversión, es el nacimiento de su segundo hijo, que le mostró el significado de la vida.
En el mes de octubre, Sara Giromin publicó este mensaje en su página de Facebook: «me arrepiento de haber tenido un aborto y ahora pido perdón.» Hace un mes, el día de ayer que nació mi bebé y mi vida tiene un nuevo significado. Escribo esto mientras que tranquilamente duerme en mi regazo. Ese es el sentimiento más extraordinario del mundo. »
«Por favor, las mujeres que buscan desesperadamente abortar, piensa, tenga cuidado. » Lamento enormemente haberlo hecho. «No quiero que le suceda lo mismo», escribió.

Sara Giromin compartió con sus lectores sus decepción del feminismo y de la ideología de género, además rechazó categóricamente su supuesta orientación bisexual». Además se disculpó con los cristianos por haberse besado con una lesbiana en topless en la parte inferior del crucifijo y de la iglesia – de Nuestra Señora de la Candelaria en Río de Janeiro. El cuadro se había convertido en un símbolo del desprecio de los LGBT contra  el cristianismo en Brasil.
Hoy Sara Giromin lamento haber ofendido deliberadamente a los cristianos, reconociendo que ella había ido «demasiado lejos» conociendo la posibilidad de herir a muchas personas religiosas o no: el gesto se había organizado como una «blasfemia». Ella admite que ha hecho «progresos» en su vida espiritual.
Como muchos otras Femen, Sara Giromin dejó el movimiento muy rápido, después de unirse a él, en el 2013, denunciando que el negocio es la base del movimiento. Luego creó otro movimiento feminista integrado por hombres y mujeres, llamado: los Bastardxs que también realizaban eventos topless.
Pero hoy en día «Sara Winter» terminó totalmente con el feminismo, ella denuncia que es como una «secta» que utiliza a las mujeres como objetos, promueve el lesbianismo y cubre incluso la pedofilia en sus filas.
«He visto el movimiento feminista cubrir actos de pedofilia. He visto el movimiento feminista atacar a otras mujeres… «Soy testigo del hecho de que ‘hoy en día, en el movimiento feminista, las mujeres no tienen ninguna importancia pero se utiliza el odio como combustible que la secta feminista no permitirá que se extinga ‘, escribió.
Describió cómo ella había sentido la presión para ser bisexual y mostrarse como tal. Las Lesbianas y el ser ‘bi’ son muy bien vistas dentro del movimiento: » yo destruía mi heterosexualidad y lo substituía por una una bisexualidad artificial,» dice Sara Giromin, que al mismo tiempo rechaza la ideología de genero la cual es , ‘necesaria’ dentro del movimiento.
La joven publicó un libro de su testimonio bajo el título ¡Claude nao! Sete vezes huyó traida pelo feminismo («¡no soy una puta! Siete veces traicionada por el feminismo «). Ella explica que ella fue obligada a usar drogas y tener sexo con desconocidos: incluso fue violada por una lesbiana, todo esto en un ambiente de feministas que pretenden luchar por el derecho de las mujeres.
Sara Giromin esperaba encontrar ayuda en este medio después de que entró a la prostitución en la adolescencia. Una universitaria feminista, la elogió por realizar esta actividad, en lugar de encontrar maneras de sacarla de esto. Sólo en una mujer de edad, considerada «conservadora», «antifeminista», encontró un oído comprensivo: esta mujer la trataba como si ella fuera su propia hija.
La ex Femen ahora da conferencias para denunciar el feminismo, la ideología de género y el marxismo cultural, en compañía de una psicóloga evangélica, María Lobo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *