Vive gracias a sus padres.

¡Si eres Católico, Compàrtelo!

Par Nancy Flanders (Live Action News ) traducido por Campagne Québec-Vie.


Estos padres rechazaron el aborto de su hijo a pesar de las presiones intensas del personal médico. La madre se le rompió la fuente prematuramente cuando tenía 20 semanas de embarazo razón por la cual los médicos le sugirieron que debía terminar con el embarazo afirmando que su hijo no sobreviviría, les dieron cinco minutos a los padres para digerir la noticia y aceptar el aborto. Los médicos se prepararon para llevar a Mhairi a la sala de operaciones para comenzar el aborto. No lo veían como un niño y lo llamaba “feto no viable” era tan frío, estaba yo agotada, confirma La madre Mhairi al periódico británico “The Mirror” :” yo estaba en la unidad que se utiliza para los embarazos en el hospital y ningún pediatra vino a verme para hablarme de otras opciones. Pero yo acababa de ver hace poco mi ecografía de 20 semanas y todo era perfecto supe también que era un niño era muy difícil de aceptar el aborto. Los médicos dijeron “tiene usted que detener el embarazo porque no hay otra cosa que se pueda hacer” cuando un médico vino después de unos minutos más Los padres respondieron que no abortaría a su niño. 

La madre cuenta al periódico como el doctor levantó los ojos al cielo como si mirara su reloj, como si les hiciera perder su tiempo. Más tarde después que los médicos descubrieron que la madre tenía una placenta previa esto quiere decir que la placenta está arriba del bebé y puede tener hemorragias o infecciones. Los médicos volvieron a recomendar el aborto y dijeron a los padres del bebé que Mhairi comenzaría las contracciones y el trabajo de parto a las 48 horas y que el bebé no sobreviviría. A pesar de ello los Morris rechazaron el aborto. Muchos días pasaron y la madre no daba luz como los doctores le habían dicho, me enviaron a su casa pero 12 días más tarde ella tuvo que regresar de urgencia al hospital por sangrados. El hospital no estaba equipado para cuidar a un niño de 25 semanas y envío a la pareja o un mejor hospital a 129 km más lejos. Después de que llegaron dijeron a los padres que su hijo iba morir porque sus pulmones no estaban completamente desarrollados y les advirtieron igualmente que si el sobrevivía tendría muchos riesgo de tener problemas en el cerebro. Pero bebé “Jet” probó a los médicos que se habían equivocado. A pesar de que solo pesaba 635 gms al nacer y que tuvo que confrontar una enfermedad pulmonar crónica así que agujeros en el corazón y que tuvo que pasar tres meses en el hospital, el atravesó todos los obstáculos y ahora es un niño de buena salud. 

La madre afirma “Nosotros tuvimos un final feliz pero tengo miedo por las otras madres que aborten, cuando su bebé puede sobrevivir” también dijo “el personal médico era tan pesimista sobre el futuro de mi hijo que pensé que sería saludable y me esperaba lo peor pero esto no pasó”

¡Si eres Católico, Compàrtelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *