“No cabe duda de que el aborto mata un ser humano”

¡Si eres Católico, Compàrtelo!

Por Sarah Terzo (LiveActionNews) – del sitio www.cqv.ca.qc por Dominic Larkin. Traducción al español. CM 

Miré el recipiente que estaba frente a mí. Vi a un ser humano pequeño,desnudo flotando en un líquido sangriento.
Cuando se escriben determinados artículos a los autores se les permite asistir a los abortos. Los estudiantes de medicina que nunca habían tenido una opinión sobre el aborto, se cuestionan sobre el procedimiento después de haber asistido a uno. La gente que ha visto un aborto o un procedimiento generalmente se convence de que el aborto mata a un ser humano.

El escritor Verlyn Klinkenborg de la revista “Harper” visitó un centro de aborto para publicar un artículo en 1995. Después de ver los restos de un aborto de un embarazo de 10 semanas, escribió lo siguiente (1):
Sentí un parentesco profundo e inequívoco con el pie y la mano que estaban en el trasto, un parentesco tan fuerte, era como el deslizar del mar bajo mis pies. […] Me sorprendió mi tristeza, el sentimiento de pérdida que sentía. […] era tan fácil conmoverse ante esta mano desmembrada del tamaño de un signo de interrogación que brillaba intensamente bajo las luces fluorescentes .. En esta pequeña mano desnuda,se produjo la imputación de la inocencia.
La autora Sue Hertz pasó un año como observadora en un centro de abortos. Ella vio los restos de varios abortos :
Es fácil deshacerse de un embarazo, como de una bolsa de sangre y tejidos – como muchos activistas pro-elección- si nunca vio restos fetales o producto de la concepción (POC), como la llamamos en círculos médicos. Pero las enfermeras, Los asistentes médicos y los médicos que trabajaban dentro de las salas de procedimientos… sabían que un producto de la concepción (POC) de 11 semanas tenía brazos, piernas y pies pequeños con dedos de los pies.
A las 12 semanas, esas pequeñas manos tenían uñas pequeñas. Aunque la cabeza fetal es demasiado pequeña en esta etapa para soportar la máquina de aspiración y evacuación, algunos pedazos de la cara – nariz y boca o un ojo negro […] se han encontrado posteriormente. […] El los abortos tardíos se extirpan restos fetales más horribles […] la cabeza no sale entera durante la extracción, pero las piernas, los brazos y el pecho permanecen intactos . La mano de un feto en el segundo trimestre, como un neonatólogo dijo parecía lo suficientemente grande como para poder temblar.
Un escritor de “Wisconsin State Journal” estuvo con un abortista durante la realización de abortos en su institución. Él dice 
Christensen hizo dos abortos ese día a mujeres que estaban al final del primer trimestre. En cada caso, el tejido fue absorbido en un tarro de cristal grande, el cual se llenó, dejando un espacio de media pulgada.
Christensen lo pasó por un aparato de filtración “para asegurarse de que todo ya había sido extirpado.
En un momento dado, cogió un pie pequeño y la colocó contra una regla. Y dijo “Trece milímetros,” “que es compatible con 12 semanas de embarazo real”.

Más tarde, enseñó una cabeza pequeña. Su tejido cerebral será enviado a los institutos nacionales de salud [NdlT: en los Estados Unidos] para la investigación sobre los tumores cerebrales.
Peter Korn, autor de un libro sobre un centro de abortos, irónicamente llamado “Lovejoy”, describió un aborto de esta manera (4):
Con unas pinzas, Lane [el doctor] comienza a jalar para extraer al feto. Sus tres primeras extracciones muestran tejido amorfo, la cuarta muestra una masa más sólida. […] pies y manos pequeños, entonces los pedazos se ven más claramente. la cabeza un poco menos. Los pedazos del feto y la placenta fueron colocados en una bandeja quirúrgica.
La escritora pro-elección Magda Denes asistió a la práctica de abortos mientras escribía su libro “Life and Death Inside an Abortion Hospital” [NdlT: necesidad y dolor: la vida y la muerte dentro de un hospital de abortos ]. Ella se sorprendió al ver el cuerpo intacto de un bebé abortado en el segundo trimestre de embarazo: 

Abrí la cubeta que estaba frente a mí y vi lo que estaba dentro… Había un diminuto ser humano desnudo flotando en el líquido sangriento, obviamente era la trágica víctima de un accidente de asfixia. Posiblemente no era una coincidencia, porque el cuerpo era de color púrpura con moretones y la cara tenía la tensión de la tortura al ser forzado a morir demasiado pronto. La muerte me sorprendió rápidamente […] Ya he visto esto antes. La cara de un soldado ruso, recostado en una colina cubierta de nieve, su cara endurecida por la muerte y el frío. … Una fábrica de muerte es el mismo en todas partes, y la agonía de la muerte temprana es el mismo en todas partes.
B.D. Colen, un periodista del “Newsda” asistió a un aborto “D & E” en el segundo trimestre [dilatación y evacuación] este tipo de abortos es el que se utiliza normalmente en el segundo trimestre y en este lugar se hacían más de 300 por día. 

“Después de dilatar el cuello de la matriz, el médico utiliza una cureta que es una cuchara afilada para cortar al feto en pedazos y estos son retirados con unas pinzas. Un platón grande se colocó en un estante de instrumentos a la derecha de los pies de la muchacha, y la mayoría del material rojo en el plato era irreconocible. Pero de vez en cuando durante el procedimiento, el médico golpeaba la pinza en el borde de la placa – y en el líquido caía un pie, una mano o un pecho […] Después de ver lo que vi, no puedo, ni por un momento apoyar la inconsistencia de aquellos que afirman que el feto no es humano o aquellos que se convencen de que el aborto no mata […] Un escritor de la revista “Salon”describió dos abortos. Uno fue por dilatación y evacuación – D & E – y el otro un aborto de nacimiento parcial, un procedimiento que ahora es ilegal debido a los esfuerzos de Los movimientos Provida.
Relato de la D & E :
Otra vez, el residente metió las pinzas en el vientre de la mujer, arrancó una pierna, luego un brazo, luego el hígado, luego la placenta, después de que el doctor se quejaba, puesto que esto complicaría la extracción de la cabeza fetal. El último paso que vi fue cuando se arrancó el cráneo y se retiró la materia cerebral.
Un estudiante en medicina escribió lo siguiente (sobre un aborto de 11 semanas por dilatación y aspiración): 

El doctor seguía hablando en un tono monótono y desinteresado,yo miraba que el contenido del vientre de la mujer llegaba por un dispositivo de aspiración y caía en una cubeta de acero inoxidable que estaba a sus pies. Me eché para atrás y me seque el sudor de la frente: ¡es horrible! me dije, ¿existe acaso alguna razón por la que no se quiera tener a su bebé? -Ella quería un aborto- respondió una enfermera -y la ley nos obliga hacer lo que ella quiere- El doctor había escuchado nuestra conversación se levantó y dijo: -en este estado del embarazo el contenido de los productos de la concepción es mínimo- note que había dicho productos de la concepción para que yo escuchara.

-¿El contenido de la cubeta- pensé- es lo que le hace el trabajo más fácil?-no tuve el valor de decir lo que pensaba y siempre me arrepiento de esto. Caminé hacia delante y miré en la cubeta esta vez temblé y me llené de un sudor frío: -¡Oh Jesús!- pensé- acabo de ver a alguien que fue asesinado y estoy solamente mirando,¿porqué caí tan bajo? ¿como podré sacar esto de mi mente?- la voz de la enfermera me sorprendió y me dijo ¿estás bien? ….-lo siento- dije y sonreí levemente no había dado cuenta lo que era-¿ es que usted ayuda todo el tiempo?-más de lo que me gustaría admitir- dijo la enfermera -puedo ayudar una vez pero cuando comienzan a pedir ayuda por la segunda y la tercera vez eso me hace enojar -entonces quite la sala de operaciones y movía la cabeza para tratar de extraer la visión tan horrible de mi cabeza no podía, estaba ahí y estaría siempre ahí, una pequeña mano, una pequeña caja torácica. Estos hombres y mujeres fueron testigos del aborto en primera línea y ninguno de ellos salió ileso de la experiencia 
 El autor continúa describiendo las pesadillas que le causaron el aborto ahora es un militante Provida otros como Magda Denes pudieron racionalizar su experiencia y continuar siendo pro elección sabiendo la realidad detrás de la retórica. La gran mayoría jamás ha visto un aborto podemos aprovechar las conclusiones de los que tuvieron la experiencia. El aborto es un operación terrible y violenta que mata a un bebé, ninguna explicación dulce puede cambiar esta realidad, nosotros que estamos en los movimientos Provida tenemos que continuar sabiendo que luchamos contra los las más importantes injusticia de los derechos del hombre de nuestro tiempo. 

¡Si eres Católico, Compàrtelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *