Via crucis en compañía del Sacratísimo Corazón de Jesús. 

 Indulgencia Plenaria. Después de la lectura en cada estación se reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria. Al terminar se rezan 5 Padre Nuestro, Ave María y gloria en honor de las llagas de Nuestro Señor. Por último se rezan por las intenciones del Santo Padre. 
+Primer Estación 

Nuestro Señor Jesús es condenado a muerte.

Te adoramos Cristo y te bendecimos por que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

El mundo da la misma sentencia a los discípulos de Jesús. Por las promesas de nuestro bautismo hemos renunciado a las pompas y a las obras del mundo y tenemos que saber que seremos perseguidos y despreciados. ¡Oh Jesús dame la fuerza de rechazar los gustos, los hábitos y los vanos placeres de este mundo que es tu enemigo e imitar solo tus ideas y tus hábitos porque sólo eres tú el camino que conduce el hombre a la vida.
Corazón de Jesús modelo del cristiano danos un corazón parecido al tuyo.

+Segunda estación 

Jesús con la cruz a cuestas.

Te adoramos Cristo y te bendecimos por que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Como cristianos debemos cargar la Cruz al ejemplo de nuestro Rey , esto quiere decir; soportar las pruebas y los sacrificios de la vida, formarnos poco a poco a la imagen y semejanza de Jesús: ser santos. ¡Oh Jesús que tarea tan difícil, tengo tanto miedo de sufrir, no tengo ni la fuerza, ni la paciencia, la pena más pequeña me entristece y me derrota. Por tu Divino Corazón, ayúdame a llevar mi cruz con resignación y valor! 

+Tercera estación. 

Nuestro Señor Jesús cae por primera vez

Te adoramos Cristo y te bendecimos por que por tu Santa Cruz redimiste el mundo.

Jesús cae, yo también caigo, sobre el peso de mi cruz, cedo a las pasiones y peco ¡Jesús hijo de David ten piedad de mí!

¡Salvador mío, a ejemplo tuyo tengo que levantarme, tomar mi cruz otra vez y llevarla con constancia. Corazón de Jesús se mi fuerza y mi apoyo. Purifica mi corazón criminal, perdóname las faltas y las aberraciones de mi juventud! 

+Cuarta estación.

Jesús encuentra a su Santa Madre.

Te adoramos Cristo y te bendecimos por que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

No estoy solo en este viaje la madre de Jesús reza por mí, me cuida como una madre cuida a su hijo amado. ¡Oh María o madre mía se mi refugio en mis necesidades, consuelo en mis penas, mi abogada delante de tu adorable hijo, te lo pido ahora y siempre por los sufrimientos de tu corazón maternal en el camino al Calvario ten piedad de mi alma ayúdame a salvarme!

+Quinta estación.

Simón el Cirineo ayuda a Jesús a llevar su Cruz. 

Te adoramos Cristo y te bendecimos por que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Jesús el amigo del hombre viene y nos ayuda a cargar nuestra cruz, intercede por nosotros ante su Padre y nos sostiene por medio de la gracia,Su Divino corazón nos levanta y nos fortalece : -¡venid a mí, vosotros, que estáis cansados y yo os consolaré!- ¡Oh Jesús por el amor de tu Sagrado Corazón por los hombres ten piedad de nosotros, mitiga nuestras miserias, sostenos en nuestras tentaciones ayúdanos a llevar nuestra cruz y a triunfar sobre nuestros enemigos!
Sexta estación.

+ Sexta estación. 

La Verónica enjuga el rostro de Nuestro Señor Jesucristo. 

Te adoramos Cristo y te bendecimos por que por tu Santa Cruz redimiste al mundo 

Nuestra alma desgraciadamente está desfigurada por las nombrosas faltas que cometimos durante la vida. Está marcada por las pestilentes impurezas, las blasfemias, las intemperancias y todos los otros pecados por eso está débil y herida. ¡Oh Jesús que le concediste la absolución a la mujer pecadora y que escuchaste al ladrón penitente dándome así esperanza, por tu Divino Corazón, purifica mi alma lava las manchas y embellécela con la hermosura que tenía en el día del Santo bautismo! 
+Séptima estación 

Jesús cae por segunda vez.

Te adoramos Cristo y te bendecimos por que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Frequentemente he caído a lo largo de mi vida.La cuenta de mis iniquidades se alarga a medida que se extienden los días de mi Peregrinaje. Hago resoluciones y pronto las olvido para regresar a los malos hábitos ¿que hacer Dios mío? Escucho tu voz que dice -¡levántate hijo mío, humíllate, toma tu cruz con más valor y humildemente aun más, recuerda que aquel que haya perseverado hasta el final será salvo! ¡Oh buen pastor ven en mi ayuda por tu divino Corazón perdóname las faltas de mi edad madura!

+Octava estación. 

Nuestro Señor Jesús consuela a las santas mujeres

Te adoramos Cristo y te bendecimos por que por tu Santa Cruz redimiste al mundo 

¡Qué bueno eres o buen Jesús piensas siempre en los hijos que sufren,¡consuélame en mis penas, da valor a mi corazón entristecido! Mis pecados me aterran, tengo miedo de tus juicios, dame asilo en tu divino Corazón, tú que eres el Padre prodigioso, el amigo de los pobres pecadores ¡Jesús hijo de David ten piedad de mí!

+Novena estación.

Nuestro Señor Jesús cae por tercera vez

Te adoramos Cristo y te bendecimos porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Dios prolonga nuestra vida para buscarlo y darnos el tiempo de reparar nuestras faltas y sin embargo nosotros continuamos ultrajandolo, olvidando la muerte que se acerca, El juicio terrible que nos espera y le eternidad feliz o infeliz que nos reserva. A un paso de la tumba las pasiones nos dominan y nos hacen caer. ¡Oh Jesús, Justo vengador de los crímenes, concédeme el perdón de mis faltas antes del día del juicio. Gimo como el culpable que soy. Mi frente se cubre de confusión o Dios perdona mi humilde oración. Por tu divino corazón borra las faltas de mi juventud de mi edad madura y de mi vejez, no me trates según tu justicia sino más bien según la gracia de tu infinita misericordia! 

Décima estación.

Nuestro señor es despojado de sus sagradas vestiduras. 

Te adoramos Cristo y te bendecimos por que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Un día yo también seré despojado de todo. Tendré que dejar a mis padres, amigos familia, todo lo que poseo, todo lo que más amo en este mundo. Para ir a la tumba solo con mis obras. ¡Oh Jesús, cuando venga la última enfermedad dame paciencia y resignación a tu adorable voluntad. Cuando el recuerdo de mis faltas llenará mi corazón de angustia y de miedo, que el demonio hará los últimos esfuerzos para perderme, ven a darme el valor y a defenderme. Acuérdate entonces de tu promesa «permíteme encontrar en tu divino corazón un asilo seguro a la hora de la muerte.

+Décima primera estación 

Te adoramos Cristo y te bendecimos por que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Un día yo también estaré en la Cruz en una cama de Dolores. El sufrimiento poco a poco debilitará mi cuerpo y lo conducirá a las puertas de la tumba, la tristeza de la muerte invadirá mi alma. ¡Oh Jesús en esas horas de angustia y de agonía en el fondo del abismo de mi miseria gritaré hacia ti: ¡Ten Piedad del alma que te costó tan cara, purifícala por la penitencia, consuélala por las santo viáticos, fortifícala por la extrema unción, que tu mano divina sostenga mi mano vacilante. Que tu corazón divino lata contra mi corazón moribundo. Hazme sentir la verdad de las palabras de Santa Margarita María: ¡que tan dulce será morir al haber tenido una constante devoción al Corazón de aquel que será nuestro juez!

+Décima segunda estación.

Nuestro señor Jesús muere en la Cruz.

Te adoramos Cristo y te bendecimos por que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Cuando mis ojos se obscurezcan y angustiados al ver la muerte cerca, posaré mi mirada moribunda hacia tí:¡Corazón misericordioso de Jesús ten piedad de mí!

Cuando mis labios por última vez pronuncien tu nombre adorable ¡Corazón misericordioso de Jesús ten piedad de mí! 

Cuando mi alma saldrá de este mundo y deje mi cuerpo pálido y helado sin vida ¡Corazón de Jesús ten misericordia de mí!

Cuando mi alma aparecerá delante de ti para ser juzgada 

¡Corazón misericordioso de Jesús ten piedad de mi!

+Décima Tercera estación.

Nuestro Señor Jesús es bajado de la Santa Cruz.

Te adoramos Cristo y te bendecimos por que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alrededor de mí cadáver estarán mis parientes y mis amigos, me darán los últimos deberes de la caridad Cristiana ellos rezarán por por mí. Escucha sus oraciones ¡oh Jesús oye la las peticiones de tu Santa Iglesia cuando me llevaran a ella por la última vez. Corazón de Jesús llama mi alma al descanso eterno. Amen! 

+Décima cuarta estación 

te adoramos o Cristo y te bendecimos por que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

La tumba será mi lugar de reposo hasta el día de la resurrección, sobre mi tumba pondrán una cruz signo de perdón y de esperanza , dormiré mi último sueño y mi cuerpo regresará al polvo, pero en este polvo tus sacramentos pusieron una semilla de vida inmortal. En el día del juicio me levantaré, ¡Señor Dios mío te lo pido por tu divino Corazón que es mi única esperanza en el gran día de tu resurrección, colocadme a tu derecha y que yo escuche las palabras bienaventuradas!: ¡Venid los benditos de mi padre a poseer el reino que yo os he preparado desde el comienzo del mundo! Amén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *