Se negaron a abortar a su bebé con trisomía 18. Ahora él es su “fuente de alegría”

¡Si eres Católico, Compàrtelo!

alfie

 

 

 

 

 

Por Lisa Bourne de LifeSiteNews Traduccion libre de M. Pacheco para catolicasmexico.com

22 de abril 2015 – Se cree que en Gales, Alfie Hilman es el único niño que vive con una enfermedad

genética rara, la trisomía 18 (síndrome de Edwards). Debido a este síndrome poco común, Alfie nació

prematuro en la semana 28, pesando solamente 1 libra y tres onzas.

El diagnóstico fue confirmado cuando la madre de Alfie, Sharon Swales, tenía ya 27 semanas de

embarazo. Los médicos que le dieron la mala noticia también incitaron los padres del niño a que

consideraran un aborto, porque se esperaba que Alfie no viviera más que unos pocos minutos después

del parto.

“Fue la cosa más difícil que tuvimos que atravesar”, dice la Sra. Swales al South Wales Argus News.

“Cuando nos enteramos de que había dejado de crecer a partir de la semana 20 de embarazo, pasamos

por un momento muy estresante”.

“Algunos bebés viven sólo unas pocas semanas”, dijo su padre, Shane Hillman. “Muy pocos bebés

sobreviven. Muchos mueren antes de nacer; nos dijeron que tal vez sobreviviría 3 minutos”.

Sin embargo, a pesar de la difícil situación, la pareja se negó a realizar el aborto. Sabiendo que su hijo

estaba vivo en su vientre, la Señora Swales dice que hicieren lo que cualquier padre hubiera hecho: le

darían a su hijo la oportunidad de vivir.

“Lloré durante toda una semana. Fue terrible”, dijo la Sra. Swales. “Podía sentirlo moviéndose en mi

vientre. Pude observar los latidos de su corazón durante mis ecografías diarias. Pude ver sus

movimientos – él merecía una oportunidad”.

“No sabíamos cómo estaría Alfie al nacer, pero estábamos preparados para aprovechar la oportunidad”,

afirma la Sra. Swales. “Cualquier padre haría lo mismo”.

Ellos dicen escuchar los primeros llantos de Alfie después de su nacimiento por cesárea fue un gran

alivio.

“Los milagros eisten”, dijo la Sra. Swales.

Las expectativas (de vida) no son favorables para los niños que son diagnosticados con la misma

condición de Alfie, también conocida como síndrome de Edwards. Causada por una copia extra del

cromosoma 18, en algunas o todas las células en el cuerpo, los expertos del Reino Unido afirman que de

12 bebés afectados por la trisomía 18, solo uno sobrevivirá más de un año. Y los que sobreviven sufren

de graves discapacidades físicas y mentales.

Pasó dos semanas en una incubadora en un estado crítico, con una administración continua de oxígeno,

antes de ser trasladado a otro hospital.

Después de 14 semanas, Alfie pudo volver a casa. Pesaba 5 libras y 5 onzas. Y permaneció conectado a

una fuente de oxígeno durante los primeros 8 meses de su vida.

“Al nacer podíamos sostenerlo en la palma de nuestras manos – esto ilustra cuan pequeño era”, dijo la

Sra. Swales.

“Lo más doloroso fue tener que dejar el hospital sin él”, continua. “Temíamos cada llamada

telefónica…teníamos temor de que algo pueda haberle ocurrido a él. Él estaba continuamente en

nuestros pensamientos”.

“Hoy en día, él está bien, pero podría haber sido completamente diferente”, dice ella. “Solamente una

semana antes de su llegada a casa, sus pestañas comenzaron a aparecer. Él nació en la semana 28 de

embarazo. Al nacer, su piel era muy delgada”.

El 3 de mayo de 2015, el Sr. Hillman y la Sra. Swales festejaron el segundo cumpleaños de Alfie, un

importante paso, dad su comienzo en la vida.

La mayoría de los bebés afectados por la trisomía son sometidos a una cirugía de corazón. Alfie venció

las probabilidades, dado que ninguna cirugía fue necesaria. Tras un examen, los médicos observaron una

abertura en su corazón, la cual, según ellos, se cerraría por sí misma.

Poco antes de su segundo aniversario, el peso de Alfie alcanzó las 17 libras, pero es todavía más

pequeño y más liviano que la mayoría de los niños de la misma edad. También dio sus primeros pasos en

marzo. Está saludable y activo. Un médico y un dietista lo visitan cada tres meses.

Una página de Facebook, llamada “El Viaje de Alfie”, fue creada para documentar su historia.

“Queremos sensibilizar a la gente y ofrecer apoyo”, concluye la Sra. Swales. “Sólo queremos decirle a la

gente que hay historias de sobrevivientes”.

Lo que el futuro le reserva, físicamente, aún no se sabe. Pero por el momento, la familia celebra el

segundo aniversario del nacimiento de su hijo “travieso y divertido”, al cual describen como su “fuente

de alegría”.

¡Si eres Católico, Compàrtelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *