Salva nuestra patria y conserva nuestra fé

Virgen de Guadalupe

Carta de una inmigrante.

Soy mexicana y vivo en Canadá, Quiero compartir con todos Ustedes, la historia de una muchacha de origen ruso, que se encuentra embarazada de su novio de origen mexicano, la llamaremos Natalia, para conservar su anonimato.

Natalia le dijo de su embarazo a su patrona, su patrona le dijo a una amiga mía y esa amiga, me contó como trataron de convenser a Natalia de abortar rapidamente antes de que “eso”se desarrollara, pues en esos momentos no era mas que un montón de células , le remarcaron que este embarazo era una tonteria, un error, que el mexicano en cuestión solo quería papeles y después la abandonaría a ella y al bebe, le pintaron un paisaje desolador y al mismo tiempo lleno de falsa compasión y preocupación por su futuro y el de su posible hijo , después le dieron y me dio al mismo tiempo el discurso muy utilizado por la mujer de primer mundo, que esta completamente liberada de todo tabú, de toda religión y de toda forma retrograda de autoridad, autoproclamandose dueña y señora de su vida…la mujer de premier mundo, decide libremente es su vida, es su cuerpo….. En medio de esta conversación, no pude contenerme y comencé a cuestionarla sobre la vida y sobre lo erroneo de su consejo, sobre si ella iba a vivir con las consecuencias nefastas del aborto, si ella iba asumir,el dolor que le infligiría en el futuro a esta persona el saber que ella misma entregó al hijo de sus entrañas a una muerte, tan cruel, a una muerte por procuración… Le pregunté; como podía decir actuar por compasión, aconsejando la muerte y pregunté que si para ella, no había vida desde la concepción, porque se necesitaba de alguien que acabara con lo que ella llama un montón de células….si soy mexicana, vivo en Canadá y me preguntó si eso es libertad, si las personas al rededor te presionan y engañan para que abortes, diciéndote una y otra vez que eres una tonta por querer ser madre, que es un error fatal y que arruinaras tu vida….. Todos te quieren llevar al matadero, nadie te ofrece un poco de ayuda, ni sostén.¿donde esta la elección? ¿eso es libertad? ¿una sociedad que clama a gritos la muerte de un inocente? ¿una sociedad donde todas las trabajadoras sociales incitan a las jóvenes abortar y donde no existe, ni siquiera una casa para mujeres embarazadas con problemas ?..¿dónde esta la elección? Me resisto a creer que en Mexico se quiera implantar la cultura de la muerte, me resisto a pensar que las mujeres mexicanas queramos cambiar nuestros valores e imitemos a esas mujeres que se dicen liberadas, pero que en realidad son esclavas de ellas misma, de su egoísmo y de sus vicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *