Sacramento de la Penitencia. Preparación para una buena y santa confesión.

20141120-141152.jpg

Para recibir debidamente el Sacramento de la Penitencia, se debe conocer los pecados cometidos, sentir amargo dolor de corazón, decirlos al confesor y después de haber recibido la absolución, cumplir la penitencia impuesta.
CONOCIMIENTO DE LOS PECADOS COMETIDOS.
Pidamos al Espíritu Santo para que nos conceda la luz. Podemos decir el «Veni Sancte Spiritus» después examinemos seriamente, con calma la orientación que tiene nuestra vida en relación con los Mandamientos de Dios y de la Iglesia. Pensemos en los pecados capitales y nuestros deberes de estado.
SENTIDO DE NUESTRA VIDA.
Antes que nada, preguntémonos si Dios está en el centro de nuestras vidas ¿es para nosotros un Padre de amor infinito al cual respondemos con amor total y generosa obediencia? Jesucristo su Hijo Único, que se hizo hombre para salvarnos, ¿es verdaderamente nuestro Maestro y Modelo? ¿Compartimos su vida por medio de la fe y los Sacramentos? ¿El Espíritu Santo vive en nosotros por la gracia y nuestra caridad efectiva hacia Dios y hacia los hombres? ¿Somos miembros activos y fieles a la Iglesia y nos esforzamos a ser apóstoles para con nuestros hermanos? ¿Trabajamos sin cesar para ser mejores y producir frutos con los dones varios que la Providencia nos prodigó?
MANDAMIENTOS DE LA LEY DE DIOS.
1er. LO QUE ORDENA.
Amor a la Fe, la cual se debe alimentar con oración, la enseñanza de la religión y la Comunión frecuente. Una firme Esperanza del cielo y de la necesidad de las gracias para llegar a este. Amor a Dios sobre todas las cosas, sumisión filial a su voluntad, recibir las pruebas de la vida las cuales son medios de purificación. Ver en nuestro prójimo a nuestros hermanos en Cristo y amarlos como Él nos ha amado, hasta el don de si mismo por ellos. Rezar, rezar frecuentemente, verdaderamente rezar todos los días a Dios por medio de una vida impregnada de su presencia, lleno de su influencia, completamente al servicio de Dios.
LO QUE PROHIBE.
Omisión y descuido de las oraciones de la mañana y la noche, así como la recepción de los Sacramentos.
Comunión y confesiones sacrílegas.
Prácticas superticiosas.
Dudar voluntariamente de la fe.
Poner en peligro la fe por la lectura de periódicos impíos o amistades peligrosas.
Indiferencia hacia la religión.
Temer al respeto humano que es la fuente de tanta cobardía.
Falta de confianza en la Providencia o confiar en forma presuntuosa de nuestras propias fuerza.
Desánimo, perdida de la esperanza.
Resistir a la acción de la Gracia.
Rezar sin el corazón, maquinalmente, por rutina.
2o. LO QUE ORDENA.
Contemplar la grandeza y la santidad divina. Respetar las personas y las cosas consagradas a Dios.
Cumplir las promesas hechas al creador.
LO QUE PROHIBE.
Blasfemas, osea injurias a Dios.
Uso en vano o irrespetuoso de su Santo Nombre.
Juramento falso o inútiles.
Desear el mal al prójimo a uno mismo.
3o.LO QUE ORDENA.
Consagración a Dios por medio de la Santa Misa y el descanso.
LO QUE PROHIBE.
Trabajos hechos o pedidos hechos en domingos sin necesidad o permiso. Vestimenta inadecuada o distracción en la santa Misa. Búsqueda de diversiones contrarias a la santificación del día del Señor.
4o. LO QUE ORDENA.
hacia los padres: amor, obediencia, respeto, ayuda, oraciones por ellos, vivos o muertos.
hacia los hijos: Educación religioso, buen ejemplo, ambiente armonioso.
En familia: participación a la felicidad y a la buena relación entre los miembros de la familia, disponibilidad, servicial, educación, delicadeza, buen humor.
Hacia los superiores, sumisión, respeto.
Hacia el Estado. Participar en el bien común, cumplir con los deberes electorales, pago de impuestos.
LO QUE PROHIBE.
Desobediencia, falta de respeto, ingratitud hacia los padres o superiores.
Problemas y divisiones en la familia.
Rechazar por medio del fraude fiscal participar a una justa participación en la comunidad.
5o.LO QUE ORDENA.
Alegrarse de la felicidad de los otros y contribuir a esta de todas las maneras posibles, afligirse por el mal del prójimo y tratar de remediarlo.
LO QUE PROHIBE.
Insultos, rechazar el perdón, envidia, celos, desprecio, odio.
Deseos de muerte o desgracia para el prójimo.
Realizar una venganza o desearla.
Golpes, heridas, mutilaciones, asesinatos, abortos.
Males causados por la falta de sobriedad, en el comer o beber o abusos en el placer sexual.
Escándalos causados por el mal ejemplo, consejos, aprobaciones o silencios indebidos.
Relaciones ficticias.
Egoismo, indiferencia a la miseria y a las penas del prójimo.
6o, 9o.LO QUE ORDENA.
Respeto del cuerpo, miembro del Cuerpo Místico de y Templo del Espíritu Santo. Esforzarse lealmente para participar en la plan providencial de la creación.
Pureza, fidelidad y generosodad en el amor conyugal. Escaparse de las ocasiones de pecado y luchar contra las malas costumbres.
LO QUE PROHIBE.
Pensamientos y deseos impuros provocados voluntariamente, en sí mismos o para otros.
Deseos malsanos.
Conversaciones inconvenientes.
Canciones vulgares.
Lecturas y espectáculos inmorales.
Baños provocantes.
Coqueteos peligrosos.
Afectos y familiaridades inadecuados.
Bailes indecentes.
Contactos indecentes.
Accione contrarias a la castidad, solo o acompañado.
Imprudencia y ligereza durante el periodo de compromiso.
Atentar contra la fecundidad dentro del matrimonio.
7o y 10o.LO QUE ORDENA.
Considerar los bienes de este mundo como medios y no como fines, utilizarlos por el bien de todos sin egoísmo. Respetar la justicia y la igualdad en todos los aspectos. Hacer reparación por los daños causados, devolver los bienes que se poseen injustamente. Dar limosna según los medios de los que se disponen. Poseer ética profesional.
LO QUE PROHIBE.
Robo.
poseer los bienes de alguien injustamente.
Fraude, engaño, maniobras desleales en el trabajo, el comercio, los contratos, los negocios. Puesto que es la manera moderna y escondida de robar.
Cooperar a las injusticias: existen muchas maneras, activas o pasivas, de hacer esto. Negligencia en el pago de las deudas. Salarios injustos. Explotación de la gente necesitada.
Derroche.
Avaricia.
Envidia.
Amor al dinero.
Deseos de robo o de cometer una injusticia.
8o.LO QUE ORDENA.
Amar y servir a la verdad. Ser sincero, leal, discreto, respetar la reputación y el honor del prójimo.
LO QUE PROHIBE.
Mentiras, con o sin prejuicio para el prójimo.
Hablar mal o calumniar al prójimo, realizadas o permitidas.
Falsos testimonios en la corte.
Juicios temerarios.
Comentarios injustos que causen un mal.
Violación de algún secreto que fue confiado, violar el secreto profesional, ver el correo ajeno.
Simular.
Hipocresía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *