Devoción al Corazon agonizante de Jesús.

Esta devoción tiene dos fines: primero honorar con un culto especial, al corazón doliente y agonizante de Jesús, sobre todo en el jardín de los Olivos y al Corazon compasivo de María, traspasado por una espada de dolor durante la pasión de su Divino Hijo;

Segundo obtener por estas místicas agonías del Hijo y de la Madre, la gracia de una buena y santa muerte a todos los agonizantes de cada día.

Oración por los agonizantes.

Muy Misericordioso Jesús, que estás ardiendo de amor por las almas, os suplico por la agonía de Vuestro Sagrado Corazón y por los dolores de Vuestra Madre Inmaculada, purificaos en Vuestra Sangre a todos los pecadores de la tierra que son ahora en la agonía y que hoy deben morir. Amén .

Corazon agonizante de Jesús, tened piedad de los agonizantes.

Corazón compasivo de María, rogad por los afligidos.

Oración al Corazón agonizante de Jesús.

Clementísimo Jesús, Vos sois nuestro única Salvación, nuestra Vida, nuestra Resurrección. Os suplicamos no nos abandones en nuestras angustias y en nuestras tribulaciones por la agonía de Vuestro Santísimo Corazon y los dolores de Vuestra Madre Inmaculada, socorred a Vuestros servidores que comparasteis a precio de Vuestra Preciosa Sangre. Amén

(100 días de indulgencia una vez por día Papa Pío IX 6 de octubre de 1870)

Letanías de Jesús agonizante.

Señor tened piedad de nosotros.

Jesucristo, tened piedad de nosotros.

Jesucristo óyenos.

Jesucristo escúchanos.

Padre celestial que eres Dios, tened piedad de nosotros.

Dios Hijo Redentor del mundo, tened piedad de nosotros.

Dios Espíritu Santo, tened piedad de nosotros.

Trinidad Santa que eres un solo Dios ten piedad de nosotros.

Jesús que os retirasteis sólo para rezar, antes de entregaros a vuestros enemigos, ten piedad de los moribundos.

Jesús cuyo corazón fue oprimido por una tristeza mortal en el jardín de Getsemani, ten piedad de los moribundos.

Jesús lleno de miedo cuando pensasteis en las torturas de Vuestra Pasión y de nuestros pecados, ten piedad de los moribundos

Jesús lleno de tristezas, cuando visteis la inutilidad de Vuestros sufrimientos por las almas que os rechazan, ten piedad de los moribundos.

Jesús que fuisteis fortificado en Vuestra agonía por un ángel que bajó del cielo, ten piedad de los moribundos.

Jesús que en medio de Vuestras más crueles angustias, habéis dicho:”no mi voluntad pero la Vuestra oh Padre”tened piedad de los moribundos.

Jesús debilitado por un Sudor de Sangre, tened piedad de los moribundos.

Jesús que habéis perseverado en la oración en medio de todas las flaquezas humanas, ten piedad de los moribundos.

Jesús que tuvisteis el dolor de encontrar a los apóstoles dormidos cuando regresasteis a verlos, Ten piedad de los moribundos.

Jesus que hicisteis este dulce reproche:”que no pudieron velar una hora conmigo?”,ten piedad de los moribundos.

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo tened misericordia de nosotros.

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, perdónanos Señor.

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, tened piedad y misericordia de nosotros.

Oremos.

Acordaos de la angustia de Vuestro Corazon oprimido y del terror que sentisteis oh mi Divino Salvador! cuando entrasteis en agonía,prolongasteis Vuestra oración; Mártir de Vuestras angustias, de Vuestros deseos y de Vuestro amor, arrosasteis la tierra con Sudor de Sangre; os ofrezco con tierno amor este abundante Sudor y os imploro, por cada una de las gotas de esta Preciosa Sangre, tened piedad de los moribundos y borrar todos sus pecados. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *