El aborto; crimen perfecto.

Con la siguiente nota
Compartimos este editorial de la Respetable Señora Margarita Cabrer, incansable defensora de la vida en España.
Gracias Margarita.

Señora Justicia

¿Por qué iba usted a investigar una crimen donde no aparece el muerto?

¡Si no hay cadaver no hay delito!

 

Eso es lo que hemos escuchado muchas veces en la tele…tantas que nos lo hemos creido; y no solo eso sino que hemos visto los torpes pasos de una justicia ebria y ciega trastabillar tantas veces ante estas afirmaciones y dejando demasiado tiempo desabrigadas a las víctimas que ya no sabemos lo que está bien y lo que está mal.

 

De tantas horas sometidos forzosamente a la lobotización televisiva hemos desconectado con la realidad y nos creemos extras de cualquiera de esas estridentes e imposibles historias con las que nos drogramos.

 

¿Por qué iba usted, señora Justicia;  a investigar un delito donde no hay móvil?

Pero todos los supuestos que cualquier ilustrado y sapiente valido del gobierno turnante se pueda inventar; no son sino subterfugios para matar impunemente a un inocente. Intentos vanos de que los motivos por los que mato parezcan razones, pero se quedan en excusas.

 

La Ley del aborto. Cualquier Ley del aborto que no se redacte en la linea de acabar con este genocidio solo busca una cosa: aplacar la conciencia de quien mata a un inocente. Mala solución la del médico que para curar a su paciente de la dolencia que sufre se limita a comunicarle qeu su enfermedad ha sido sacada de la lista de enfermedades reconocidas…

 

El caso señora Justicia, es que sí hay cadaver; aunque en muchos casos sea pequeño.

Incluso me atrevo señora justicia a llamar la atención de usted sobre el detalle de que ese cuerpecito es profanado pues una vez muerto es tratado como material. Añadiendo delito tras delito a estas fábricas de consumar finados que son los abortorios.

No se puede tratar igual a las personas que a los materiales.

 

¿Ve señora Justicia? Hay fallecido (aunque sea pequeño) Hay móvil (que este ser humano me incomoda) aunque pueda disfrazar esa motivación de casi cualquier cosa haciendo parecer el acto de matar incluso misericordioso. Y también hay oportunidad. Usted se la está proporcionando.

 

Usted señora Justicia se ha convertido en un lecho cálido y moldeable donde cualquier delincuente puede descansar adaptando sus actos o disimulándolos. Sus redacciones de las leyes son tan farragosas, sus aplicacaiones tan lentas, sus interpretaciones tan flexibles…

 

 

El asesinato (también denominado homicidio calificado) es un delito contra la vida humana, consiste en matar a una persona concurriendo ciertas circunstancias, tales como: alevosía, precio, ensañamiento, aumentando inhumanamente el dolor del ofendido.

  • Alevosía: consiste en el empleo de medios, modos o formas en la ejecución que tiendan directa y especialmente a asegurarla, sin riesgo para el agresor que proceda de la defensa que pudiera hacer la víctima o con la búsqueda consciente de que el delito quede impune.
  • Son casos de alevosía aquellos en los que se aprovecha la particular situación de desvalimiento e indefensión del agredido, cuando la ejecución es súbita e inesperada, por sorpresa, o cuando se hace mediante acechanza, apostamiento, trampa, emboscada o celada.
  • Precio: esta circunstancia tiene un carácter ineludiblemente económico. No es necesario que la contraprestación económica sea previa a la comisión del hecho delictivo, ni que se verifique objetivamente (caben casos de fraude). Lo importante es que el sujeto activo cometa el hecho movido por esta intencionalidad económica.
  • Ensañamiento: aumentando deliberada y de forma inhumana el dolor del ofendido. El ensañamiento se aprecia tanto por la intención, como por el objetivo resultado de incrementar el dolor del agredido, y por ello excluye actos realizados sobre el cadáver con posterioridad a la muerte de la víctima (que podría constituir otro delito diferente, como es la profanación de cadáver).

Cómo nos gustaría a los muertos por aborto y a mi que la justicia compusiera un marco fiable donde poder sentirse protegido y donde poder vivir respetando y siendo respetado.  Pero lamentablemente los indicios nos llevan a pensar que en el tema del aborto el delincuente se ha salido con la suya y ha encontrado la manera de llevar a cabo el CRIMEN PERFECTO.

 

Sin embargo sigo confiando en usted señora Justicia. Confío que un día vuelva a entender que usted está para servir al bien común.

 

Margarita Cabrer

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *