Cuatro abortistas se convierten: 

Cuatro abortistas se convierten: Se le acercó y le dijo: «tengo unos mensajes de la Virgen: «Eres médico, y se supone que tienes que ayudar, practica la medicina con excelencia, ve por los pobres todos los días y sigue las enseñanzas de la Iglesia de mi hijo. Si puede hacer esas tres cosas, ayudaras a mi hijo a renovar la faz de la tierra.
He aquí los cuatro casos: 

(1) «extraje la caja torácica, miré, y vi un pequeño corazón que latía»
Paul E. Jarrett, Jr. era un abortista en la década de los ’70. Recuerda el aborto en 1974, que cambió para siempre sus convicciones. Realizando un aborto por succión,Jarrett se dio cuenta de que la Cureta de succión estaba obstruida por una pierna que le arrancó al bebé. Entonces Jarrett cambió la técnica para desmembrar al niño con unos fórceps de anillos. En el testimonio escrito, declaró:
«Y ya extraje la caja torácica, miré, y vi un pequeño corazón que latía, al encontrar la cabeza del bebé, me vi cara a cara con otro ser humano, al cual acababa de asesinar. Miré a la enfermera y le dije: lo siento. » sabía que nunca más podría participar en un aborto. »

(2) «comencé a sentirme como un asesino a sueldo. Eso es exactamente lo que era»
Dr. Anthony Levatino comenzó a preocuparse por las vida que quitó trabajando como abortista cuando su esposa enfrentó dificultades para embarazarse. Mataba 10 niños por semana, comenzó en secreto a desear tomar uno para él. Buscar a un niño para adoptarlo y al mismo tiempo quitarle la vida a los nonatos le empezó a preocupar. Afortunadamente, Levatino de adoptó una niña llamada Heather, después tuvo a un un hijo.

Levatino continuó a realizar abortos hasta que su hija, Heather, murió al ser arrollada por un coche. Levatino, dijo: «no podía siquiera pensar en un aborto por dilatación y evacuación (D & E). . «En su carrera, él tenía más de 100 abortos por D y E en embarazos de segundo trimestre, hasta las 24 semanas – y en conjunto alrededor de 1 200 abortos. Él continuó a hacer abortos tempranos durante unos meses, pero declaró: «comencé a sentirme como un asesino a sueldo. Eso es exactamente lo que era… Así que renuncié.»

(…)

(3) entendí que lo que había hecho ahora no era ayudar a las personas, sino agravar sus problemas. »
El Dr. John Bruchalski tuvo experiencias excepcionales que le llevaron a dejar de realizar abortos y en provida. «Fue con un amigo a México y visitó la Basílica de nuestra Señora de Guadalupe. Mientras que él estaba de pie ante la imagen, escuchó una voz que claramente le dijo «¿por qué se me lastimas?» Bruchalski, fue incapaz de afrontar esta experiencia, lo borró de sus pensamientos. Entonces buscando un significado, comenzó a asistir a una iglesia e incluso a ser voluntario en un centro de maternidad. Se sentía hipócrita. Declaró: ayudo y después vuelvo a mi residencia y terminó con los embarazos, me parecía que era una conducta esquizofrénica. »
Durante esta temporada, dio a luz un bebé que pesó 505 gramos. Lamentablemente el bebé no sobrevivió. Después de la muerte del bebé, un neonatólogo se acercó y le dijo: ‘ te vi con tus pacientes. Por un lado, los cuidas y por otro lado, cuando no quieren al bebé, usted los tira a la basura. Son niños, y se merecen algo mejor.

Finalmente, las palabras que cambiaron su corazón vinieron de una mujer del grupo provida de Bélgica. Se le acercó y le dijo: «tengo unos mensajes de la Virgen: «Eres un médico, y se supone que tienes que ayudar, practica la medicina con excelencia, ve por los pobres todos los días y sigue las enseñanzas de la Iglesia de mi hijo. Si puede hacer esas tres cosas, ayudaras a mi hijo a renovar la faz de la tierra.
Al oír este mensaje lloró y él dijo: «de repente, las costras se cayeron mis ojos. Él le dijo a Jesús que estaba lo perdonara por lo que había hecho y decidió resueltamente ayudar a proteger la vida desde este momento.
(4) «a veces los bebés estaban vivos al nacer…». Sólo les dejamos morir.»
Cuando Noreen Johnson y su esposo completaron su residencia en medicina, se trasladaron desde Los Angeles a la ciudad de Bryan-College Station, Texas. Johnson comenzó a presentarse a otros miembros de la comunidad médica. Cuando se presentó a con uno de los médicos en la comunidad, este le dijo, «Dr. Johnson, prever realizar abortos? ‘ a lo que Johnson respondió con un sí porque estaba orgullosa del trabajo que había hecho.» Para su sorpresa el doctor la advirtió diciendo: ‘ bueno, si yo estuviera en su lugar, me iría muy despacio puede ser que no le gustaría ser llamado «el abortista de la ciudad»
Estas palabras tuvieron un gran impacto en Johnson. Ella siempre había considerado su trabajo muy importante y quería ser un médico respetado en la comunidad. Ella decidió mantener su profesión privada y hacer abortos para pacientes o amigos que guardaran esto en secreto.
Johnson pronto se dio cuenta que alguien había hablado cuando un colega le envió a un paciente para tener un aborto. Esto le provoco un golpe muy fuerte. Johnson consideró que su reputación estaba en juego y entonces dejó de realizar abortos. Su marido, Haywood, fue también un abortista. Más tarde, se convirtieron en cristianos y comenzaron a hablar contra el aborto.
«Agradezco que estos médicos estaban conscientes de los males del aborto, y ruego para que muchos otros sigan sus pasos.»

Por Christina Marie Bennett de LiveActionNews traducción y edición libre CM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *