La realidad del aborto tardío

¡Si eres Católico, Compàrtelo!

A continuación podrán ver exactamente cómo se realiza un aborto tardío: Les desafío a que lean esto, y entonces me dirán Uds. si aún son favorables al aborto.

Picture_DE_Abortion

Traducción y edición libre Sr. Martín Pacheco para católicas México.com  Artículo original Campagne Quebec Vie. Estoy consciente de que no va a ser agradable leer este texto, pero creo que es necesario si queremos pelear esta batalla con los hechos. Me parece que la mayoría de la gente, en ambos lados del debate, no sabe realmente como los procesos de aborto son realizados. Mostrar a alguien una foto o una imagen es una cosa, pero describir, detalladamente, lo que la mujer y su bebé sufren durante estas horas parece tener un efecto considerable, aún en aquellos que pretenden apoyar el derecho al aborto.

Desde la prohibición de los abortos por “nacimiento parcial” (o aborto durante el parto), los abortistas han desarrollado un método diferente… créalo o no, un método aún más peligroso. Actualmente hay menos de 10 médicos en el país que realizan abortos tardíos. Entre este pequeño grupo, la mayoría para de realizar abortos a 32 semanas. Hay uno, el Dr. Warren Hern en Boulder, Colorado, que los realiza hasta el nacimiento.

La siguiente descripción es de un aborto realizado, por lo general, después de 19 semanas de gestación. He trabajado estrechamente con muchos de estos proveedores de abortos tardíos, y conozco a muchas mujeres que se han sometido a este procedimiento.

Permítanme comenzar diciendo que esto no es una puerta abierta para condenar a estas mujeres que optaron por un aborto tardío. Debemos orar para que ellas puedan llegar la verdadera curación y superar el arrepentimiento que sienten después de haber tomado esta decisión. Esto no es tampoco una oportunidad para condenar a los médicos que realizan este procedimiento o aquellos trabajadores que son partícipes. Así como yo lo viví personalmente, todos se pueden convertir. Tenemos el deber de rezar por la conversión de estas personas y también tenemos que rezar para que tengan confianza en las personas pro-vida que las pueden ayudar a hacer esta transición. Para obtener más información sobre cómo puede ayudar a los trabajadores de la industria del aborto, por favor visite nuestra página web haciendo clic aquí. Estas personas no vendrán a nosotros en busca de ayuda si nosotros las juzgamos.

Cuando una mujer se presenta a una clínica para un aborto tardío, las enfermeras comienzan por dilatar el cuello uterino mediante la administración de uno de dos medicamentos: misoprostol (Cytotec) y pitocina; o con la inserción de laminaria o Lamicel. La laminaria está hecha de algas esterilizadas y se parece a pequeños tampones. El Lamicel es similar, pero es hecho de un material sintético. El misoprostol se toma por vía oral antes de la cirugía y su efecto puede tardar varias horas en hacerse sentir. El misoprostol es un medicamento administrado para relajar los músculos del cuello uterino, de manera que el cirujano pueda dilatarlos más fácilmente. La pitocina es a veces también utilizada para ayudar con este proceso y se administra por vía intravenosa.

Si es necesario utilizar ‘tampones’ de laminaria o Lamicel para completar la dilatación, estos deben ser insertados por el médico en el cuello uterino antes del procedimiento de aborto. La laminaria o el lamicel actúan como esponjas, absorbiendo la humedad presente en la vagina de la paciente y expandiéndose para abrir el cuello del útero.

La laminaria/el lamicel y el misoprostol se administrarán en el primer día. Además, durante el primer día, el médico también administrará un medicamento llamado Digoxin (digoxina). Este medicamento se inyecta en el líquido amniótico. El feto luego beberá la digoxina, tras lo cual tendrá una sobredosis. Puede tomar hasta 48 horas para que se produzca la muerte. Durante ese tiempo, la madre puede sentir a su hijo luchando mientras muere en su vientre.

Cuando la mujer sale de la clínica, al final del primer día, ella es enviada a casa con un “kit de entrega”, por si acaso iniciase el trabajo de parto, a casa o en el hotel. Incluye toallas, tijeras para cortar el cordón umbilical y una bolsa para desechos biológicos peligrosos, en la cual ella podrá poner a su bebé y la placenta. No ocurre muy a menudo, pero siempre hay una posibilidad de que el bebé nazca anticipadamente. En este caso, se le pide que no vaya a la sala de emergencias. En cambio, se le pide que llame a la enfermera de guardia de la clínica, quien vendrá a su casa o al hotel y la asistirá durante el parto.

En el segundo o tercer día (según cuan rápidamente muere el bebé), el médico realizará el aborto quirúrgico, después de que la dilatación del cuello del útero esté completa – esto puede tardar varias horas, y a veces, toda la noche. El doctor retirará la laminaria (o el lamicel), si fue utilizada, introduce un espéculo en la vagina, y retira el niño no nato mediante la aspiración al vacío (succión), fórceps, y curetas.

Por lo general, se da a la mujer un sedante para que ella esté inconsciente durante el aborto. Las enfermeras y los técnicos empujarán físicamente su vientre para ayudar al médico a sacar las piezas del bebé. El procedimiento quirúrgico dura aproximadamente de 10 a 25 minutos. Después de la cirugía, se lleva la madre a la sala de recuperación, donde las enfermaras la observarán durante unos 45 minutos. Se la envía a casa con varios medicamentos: medicamentos contra las náuseas, narcóticos para aliviar el dolor, al menos dos antibióticos diferentes, un medicamento que contrae el útero para detener las hemorragias, y cualquier otra cosa que el médico estime sea necesaria.

No es necesario que la mujer haga un seguimiento con el médico abortista. Se le pide hacer un seguimiento con un médico diferente en su área. Si ella tiene complicaciones, la clínica de aborto la derivará en casi todos los casos a la sala de emergencias.

Según el Institute Guttmacher, aproximadamente 13.000 bebés mueren de esta horrible manera. La mayoría de los defensores de los derechos al aborto argumentan que estos bebés tienen enfermedades terminales de todos modos, así que el aborto es una mejor opción. Pero una cantidad creciente de ex trabajadores de las clínicas de aborto ha empezado a revelar la verdad, afirmando que la mayoría de estos bebés abortados estaba perfectamente sana y no tenía ninguna enfermedad. Personalmente tengo los registros médicos de varias mujeres que ahora se arrepienten de su decisión de tener un aborto tardío. La razón “médica” indicada en cada caso fue la misma…”la paciente no está preparada para tener un niño”. Que yo sepa, no estar preparada para el nacimiento de un niño no es una condición médica. Desgraciadamente, esto es lo que ocurre cuando se aprueban propuestas de ley que incluyen una excepción en caso de peligro a la salud de la madre. El término “salud de la madre” es totalmente subjetivo y puede ser determinado por el personal de la clínica de aborto.

Todo aborto es atroz. Por difícil que sea escuchar estos detalles, nosotros, como defensores de la vida, sabemos que todos los bebés tienen la misma humanidad, sin importar la edad. Debemos luchar para salvarlos a todos.

¡Si eres Católico, Compàrtelo!

Un pensamiento en “La realidad del aborto tardío

  1. Marta
    18 septiembre 2018 a las 5:44 am

    Que barbaridades dices en este artículo, la mentira también está castigada por tu Dios, así que cariño, háztelo mirar e infórmate de los procedimientos para realizar un aborto tardío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *